15/12/08

Furia Colectiva

He estado en medio de demostraciones y marchas en México y también algunas (pacíficas) en Estados Unidos. En las de México me di cuenta de varias cosas.

Primero, que muchos de los que asisten no tienen una idea clara de lo que se trata la marcha, no se preguntan por qué realmente marchan, simplemente conocen a alguien que los invitó o algo así.

La segunda es que no están enojados. Marchan con una hueva tremenda. Seguro que hay lidercillos gritando y todo, pero, en cuanto pueden, avientan un chascarrillo o saludan a alguien... como si fuera una fiesta.

Los que parecen enojados no lo están. Simplemente es una excusa para romper cosas y ponerse violentos, pero no tienen una furia real empujándolos. No son más que gente densa tratando de desahogar la falta de emoción que tienen en su vida diaria.

Recientemente mencioné en otro blog que los mexicanos somos (me incluyo siempre) unos cobardes, o que más bien no tenemos esa vena por luchar contra el gobierno. Hablo de estos tiempos, no de hace medio o un siglo. No sé si sea porque culturalmente seamos pacifistas, o si simplemente mandatos semi y dictatoriales nos han convertido en unos agachados. Lo cierto es que nos preocupa muy poco lo que le pase al vecino, o al que sea que no conozcamos personalmente. Leemos en los periódicos de famosos o políticos que son víctimas de la violencia y medio nos enojamos, pero pasa rápido, porque por lo menos no nos tocó a nosotros ni a nuestros seres queridos. Hasta que nos toca. Y en lugar de empatía escuchamos, a coro, que pues así es la situación, ni modo.

En Estados Unidos es diferente. Las protestas son pacíficas por el miedo que sienten los mismos a las represalias policiales. Bastante justificadas, sobra decir. Sin embargo, hay un sentimiento de empatía expresado en sus pancartas, las cuales no llevan albures ni nada, sino que, en su mayoría, expresan por lo que están protestando. No soy fan tampoco del control del estado en E.U.. Me parecen extremistas los 2 ejemplos, pero si se notaba antes un poco de precaución por parte del estado hacia sus ciudadanos. Es un país en el que el ciudadano normal tiene el derecho, algunos dirían obligación, de estar armado. Es un estado en el que las milicias son perfectamente legales mientras no cometan actos delictivos. En los últimos años esta precaución del estado ante las protestas ha ido disminuyendo, ésto gracias a las medidas gubernamentales que se han tomado para ir quitándole derechos a los ciudadanos, en base al miedo hacia el terrorismo. Esto ha hecho que sean más agachados. Se han ido mexicanizando, vaya. Tampoco tienen la culpa.

El 6 de Diciembre, en Grecia, un policía mató a un niño de 15 años.

Y la gente se enojó.

El policía está acusado de homicidio, pero aún así la gente salió a las calles a protestar. Protestar contra la policía y los abusos que cometen.

Les suena conocido?

Lo extraño para nosotros es la reacción. En varias ciudades de Grecia hubo protestas y muchas fueron violentas. Porque la violencia es necesaria a veces, porque a veces es la única manera que tiene la ciudadanía de regañar a los servidores públicos (los cuales son, técnicamente, nuestros empleados. Recuérdenselo al siguiente senador que vean en la calle entrando a su BMW o Mercedes Benz).

Gente de todas edades (no sólo chavos y porros panzones), y situación social y económica. Al final, el enojo es por lo mismo, una causa común.

Como casi siempre, hay fotógrafos que están en medio de todo...







Más fotos y los créditos de éstas aquí

2 comentarios:

Towers, Gabriela dijo...

Hoy re-leí un strip de Mafalda en donde le dice a Susanita que no viven en un país en desarrollo, sino en un país amateur. Creo que aplica el mismo comentario para México.

Xavier dijo...

Mafalda es demasiado genial. Tiene muchísimo que no veo algún librito... Lo mejor es cuando está pintando un retrato de Felipe usando como modelo a un zapato y una zanahoria, jejejeje...