02/06/09

Mi Corazón es Cenizero

Entonces Placebo tiene una canción nueva que se llama "Ashtray Heart".

Tiene una parte que dice "Cenizero, cenizero! Mi corazón es cenizero!" En español, sí.

Letra así es digna de Timbiriche o Alejandra Guzmán.

Pero pues no está mal el disco. No, sí está medio malo, o no sé, pero es que esa canción está demasiado chistosa como para tomar todo el disco en serio. Yo creí que iba a estar más pesado y mejor porque trabajaron con un productor que ha trabajado con Tool, pero este productor también ha trabajado con Muse y Silverchair entonces pues quién sabe.

No los menciono mucho acá, pero Tool probablemente es mi grupo preferido de todos los tiempos.

Por hoy.

No, siempre.

Pero bueno, Placebo.

No, mejor no. Mejor les voy a comentar algo que me comentaron y que se me hizo interesante.

Entonces un amigo estuvo en un accidente una vez y bajo la influencia del alcohol y de alguna droga (supongo), me comentó una teoría bastante interesante.

Verán, él estuvo en un accidente en el cuál se rompió.

Así, todo.

Se fracturó todo. Casi.

Espalda, cráneo, piernas, brazos, se le desvió la tráquea, en fin.

Todo.

Fue en un accidente automovilístico y sí, iba borracho.

Tan borracho, que se quedó dormido y no se acuerda de nada. Se despertó en el hospital.

En un momento les explico por qué es tan interesante para mí.

En fin, según él, se siente un poco timado por la vida.

Se pudo haber muerto y no hubiera sentido nada. Hubiera sido rápido y sin tiempo para remordimientos ni nada.

Lo dice con un poco de furia, pues ahora piensa que en lugar de éso, alomejor muere de un cáncer lento y doloroso, en lugar de una muerte limpia y súbita.

Sé de lo que habla porque yo también estuve en una situación similar.

No me rompí como él, pero si me rompí varias cosas.

Tuve una conmoción que me quitó la memoria de varias horas.

Algo así.

Salimos de una fiesta. Platicamos en la calle con unos tipos. Nos metemos al coche. Me siento en la parte de atrás.

Después nada.

Abro los ojos. Hospital. Dos personas me observan. "¿Se murió?", les pregunto.

"Sí"

Nada otra vez.

Despierto, tengo que ir al baño. Pasa una enfermera. Le digo algo, pero se escucha raro. Aparentemente tengo la cara hinchada de todos los golpes. Además tengo abierto el cachete.

"Te explotó" me dijo después el doctor.

Hay varios vasitos de aire en el cachete, y si el golpe es suficientemente fuerte, se rompe como globo. Tenía tres rajadas en el cachete.

Mi problema era que tenía que ir al baño y el pato se me hacía innecesario.

La enfermera me veía con cara de incredulidad.

"Mejor relájese".

Ok, no tenía energía para discutir. Mejor espero al pato. Volteo a mi alrededor y veo mi reflejo distorsionado en uno de los tubos de la cama.

Demasiado distorsionado, éso no podía ser yo.

Verán, en la Cruz Roja están demasiado ocupados con salvar vidas como para limpiar sangre y aplicar puntos de sutura apropiados.

No es sarcasmo, es totalmente cierto. Hacen lo que pueden con lo que tienen.

En fin, al momento de verme, me empecé a sentir raro.

Me empezó a doler todo. Todo.

Llega el pato. Mi familia no está ahí. Le pregunto a la enfermera.

"Cuando hay muertos en un accidente, no puede haber visitas a los involucrados hasta que les hayan tomado la declaración".

Ok, ya me acordé. Mejor me duermo.

Despierto de nuevo. Entra mi padre. Tiene una expresión en la cara que jamás olvidaré.

¿Terror?

Me revisa. Veo mis piernas por primera vez. No tienen forma. ¡Ah! y son azules. O un color verdoso más bien.

"¿Cómo te sientes?"

Seguro que traté de responder, pero no pude.

Mejor me duermo otra vez.

De ahí en adelante, todos son flashazos.

Me cambiaron de hospital. Recuerdo ver las caras de mi familia al salir de la Cruz Roja.

Y así. Como por una semana.

Después anduve medio lento como por un mes.

Sentía náuseas. Jamás me ha vuelto a pasar.

Después de un tiempo, regresé a la normalidad, pero no.

Sé que no soy el mismo. Mi concentración no es la misma. Me volví un poco hiperactivo.

Nunca sentí que me pude haber muerto en el accidente, pero seguro que fue una posibilidad.

Cuando el amigo que tengo me hizo estos comentarios tan profundamente existenciales (para él), me pregunté si era cierto para mí también.

Me debe haber afectado.

Si han escuchado hablar del complejo de Superman, lo tuve. De hecho, estuve en otro accidente bastante serio menos de un año después. Sólo me lastimé la rodilla. Tiré un poste de semáforo y un árbol. Éso no ayuda al complejo.

Ok, pero pues es normal. Algo te tiene que afectar. Te sacudieron el cerebro. Perdiste conexiones. Algo debe haber mal ahí.

Ciertamente no estuve tan cerca de la muerte como este amigo, pero si tuve que lidiar con una muerte esa vez.

Y sí, la verdad es que no hubiera sido una manera tan mala de irse. Tal vez con un poco más de velocidad y ya. Pero no se vale.

Lo inevitable me pone muy nervioso. Les recuerdo que la muerte es inevitable.

Y no es tanto por mi muerte. Mi padre estuvo en una guerra y él me dijo algo que me he programado en el cerebro.

"Morir no duele".

El vio cuerpos deshechos y actitudes tranquilas. Los que más gritaban de dolor eran los que menos dañados estaban. Como regla general, supongo. Y en un campo de batalla. Desafortunadamente (?) la mayoría de nosotros no la tendrá tan simple.

Ojalá sea cierto. No lo de las excepciones.

Mi malestar es por los demás. Mi familia. Amigos. Cuando mueran. Es natural, supongo.

Sin embargo, mientras tenía esta conversación con este tipo si noté que algunas otras personas alrededor lo veían como si estuviese loco.

Si lo está, pero no creo que esté tan mal. No en ésto.

Hay gente que vive la vida como si fueran indestructibles. A mí ya se me pasó el complejo de Superman.

Qué envidia.

Pero está chistosa la canción de Placebo, chéquenla.

Mejor vean a Tool, si tienen 10 minutos.

Si no, vean a un koala perseguir a una motocicleta:



O escuchen a Modeselektor:



Él es Modeselektor o es el chavo que subió el video a Youtube?

La incertidumbre mata.

7 comentarios:

John Mirko dijo...

Wow!, impresionante.
Creo que más impresionante es el tomar conciencia que el tiempo pasa y nos vamos haciendo más consecuentes, que vamos asimilando los errores del pasado y que tomamos mayor importancia a los que nos rodean.
Probablemente una muerte bajo esas condiciones no nos implique mayor dolor, pero quienes se quedan difícilmente podrán asimilar la pérdida de alguien querido.
Además, creo que aún hay mucho por vivir y disfrutar en este loco mundo como para seguir pegados a actos suicidas. Este tipo de relatos siempre son muy bien recibidos, y dicen mucho de tu personalidad y la forma de enfrentar la vida.

Aún recuerdo el "Aenima", vaya tiempos aquello, muy lejanos por cierto. Aunque confieso no ser muy afecto al rock progresivo.

Un abrazo,

Hey Mr. Rain dijo...

No recuerdo como llegué aquí, pero te cuento que para mí la muerte es un tema vedado y que me da no sé qué pensar en ello.
Saludos

Camila dijo...

Placebo me gustaba más antes.
Nunca he estado demasiado cercana mi muerte. Pero he visto gente peligrosamente cerca. Le ví el craneo a mi cuñada, y vi a mi hermano llorar desconsolado. Se rompieron muchas cosas, pero se afianzaron otras. Ella indudablemente cambio, pero nosotros cambiamos más respecto a ella. El haber estado a punto de y sobrevivir inspira mucho respeto.

La incertidumbre no mata. Por el contrario la unica certeza que tenemos es que moriremos, no podemos dejar que todo lo que ocurra hasta ese momento nos mantenga en la incertidumbre.

Perdón, pero lo mejor es el koala...

Xavier dijo...

John:

Cierto que entrando a edádes avanzadas (jeje) se da uno cuenta de muchas cosas. Lo que me parece más incongruente es que las respuestas no son más fáciles de encontrar. En ciertas cosas, nada más.

El rock progresivo tampoco me gusta nada, por éso nunca he considerado a Tool en esa categoría, aunque sea por necio solamente...

Saludos!

Hey Mr. Rain:

El tema no es vedado para mí, pero sí hace que tenga que sacudir la cabeza y cambiar de tema. Se nos puede ir mucho tiempo en algo que no tiene respuesta.

Tu nick es buenísimo. De hecho me voy a poner a escuchar esa canción ahora mismo. El mundo sería mejor si hubiéramos más fans de Velvet...

Camila:

Cierto, lo mejor es el koala...

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

La única certidumbre que tengo es que me voy a morir.
Y eso es más fuerte que la incertidumbre.

América Gutiérrez dijo...

Lo inevitable tambien me pone nerviosa. Quizá no le temo a mi muerte, pero ha sido tan dificil asimilar la de otros que el complejo de superman quedó enterrado el día que perdí a una de las personas que más amé en la vida. Un abrazo.

Joyrider dijo...

Viajar en coche me da miedo. Cuando el conductor se trata de alguien de confianza no hay problema, lo malo es cuando el que maneja es un desconocido (¡o una mujer!)y no sabes qué tal lo hará. Es básicamente a lo que te enfrentas en el transporte público.