03/07/09

I think I'm in love...

...I'm probably just hungry.

Hablo con mi abuela. Me dice que tiene ahorros. Que si no los quiero.

Mi madre me dice lo mismo.

Un amigo me propuso armar un negocio también.

"¿Negocio de qué?"

"Pues de lo que haces."

Está bien que él no tenga una idea clara de lo que hago. Yo tampoco la tengo.

La gente no sabe bien qué es lo que hago, pero sí creen que es algo creativo.

Me ven tranquilo siempre, por lo que suponen que me va bien.

Ojalá pudiera usar el dinero de estas personas, pero el dinero no me importa mucho y creo que a ellas sí. Alomejor no lo cuido muy bien. Mejor no me echo responsabilidades.

Creo saber un poco de por qué no quiero responsabilidades, aparte el estrés que causa.

Verán, tengo 30 años. Quiero suponer que tengo ya algo de idea de cómo es el mundo, pero todavía hay algo en mí que rechaza lo mal que está.

Éso no importa.

De pronto me dan ganas de ir a lugares de conflicto. En todo el mundo. Tomar fotos. Viajar. Será adictivo y no creo poder dejar de hacerlo.

El problema con éso es que yo ya creo que somos una porquería de especie. No sé si lo deba reafirmar. Me voy a enojar más con todos ustedes (y conmigo mismo). Y no sé que finalidad tenga éso.

Pero también me encontraré a gente que es feliz enmedio de toda la mierda. Gente que puede vivir con lo que le toca y sentirse satisfecha y que me enseñará muchas cosas acerca de la vida.

¿El viaje es lo que cuenta?

Entonces me pongo a pensar. Cuesta trabajo a veces. Me he golpeado severamente la cabeza.

¿Si ya sé que el mundo es una porquería y mi vida va a terminar demasiado pronto (para mi gusto), para qué molestarse?

A veces me gustaría poner una cafetería. Algo muy simple, con un proyector en una pared enorme y una tienda de esoterismo atrás.

Me gusta el ambiente esotérico. Aunque no crea en eso.

Ahí les va un tip. Los que leen cartas y manos tampoco son muy creyentes en eso. Es entretenimiento.

Lo sé porque vengo de una familia de cirqueros y porque mi madre y mi abuela saben echar las cartas y hacer la prueba del huevo y etc.

Sin embargo, hay un aire de misterio y de sabiduría en todo eso que me gusta. Tengo sangre gitana y me gusta ver como hablan y convencen a la gente de el poder de las coincidencias.

Bueno, entonces pongo este café y me hago de una clientela regular y muestro películas todo el día y viajo con lo que me deje el café y me encuentro con una mujer genial y tenemos más de 4 hijos y viajamos todos juntos y me hago viejo y un día me veo rodeado de muchos nietos y les enseño a hacer cosas que sé hacer como malabares con botellas y pelotas y a tocar guitarra y a que se diviertan. Mucho.

Perdón por la gramática.

Y entonces estas 2 formas de vida me llaman. No son compatibles.

No soy fotógrafo, ni músico. Si lo fuera, no pensaría que no quiero mostrar mis mejores fotos ni mis canciones. No me interesa la opinión de nadie acerca de ellas. Son como pensamientos o notas. Son para mí, nada más.

No tengo futuro en eso.

Y no me preocupa mucho.

Creo que esas son mis opciones. No soy muy ambicioso, creo. Ojalá si pueda hacer alguna.

Claro que lo más seguro sea que la vida no me deje hacer nada de éso y acabaré no sé cómo en no sé dónde.

Ojalá que me pueda adaptar bien a eso que todavía no sé qué es.

Extrañamente, esta entrada no tuvo ninguna finalidad.

Digo extrañamente de manera sarcástica, porque mis entradas nunca tienen finalidad.

Ni nada de lo que hago, creo.

Hmmm.... tengo hambre.

I think I'm the best, babe.

Probably like all the rest...

4 comentarios:

Camila dijo...

No tengo muchos sueños, creo que sólo tengo 2 y uno se parece mucho al tuyo!!! Sólo que en lugar de un café esotérico es una palapa en la playa, y además del hombre genial y los más de 4 hijos (que además corren en calzones todo el tiempo y nunca se quieren bañar) hay un par de amigos que comparten las labores propias de la palapa. También hay una combi en la que viajamos todos en la temporada en que cierra la palapa.
Por simple que parezca no creo que vaya a lograr este sueño, así que tendré que concentrarme en el otro, aunque sean mutuamente excluyentes....

Bigmaud dijo...

Así como te atrae lo esotérico aunque no creas en eso, me pasa algo similar (no tanto) me pasa con la comida china: No me gusta pero me encantaría algún día trabajar en un restaurante chino o ser dueño de uno chino , con empleados de ese país y con una pecera exótica.

La imagen de ese tipo de lugares me fascina.

Xavier dijo...

Camila:

No sé por qué la falta de optimismo a tu idea de vivir en la playa. Se escucha bien. Todo ésto se puede hacer. Nada más nos faltan las personas geniales y, sobre todo, fértiles... Además las combis son geniales. Me gusta que cuando vayas manejándolas sientas que te vayas a tropezar e ir de frente por lo chatas que están. Luego me invitas a un viaje en combi, ojalá sea de colores llamativos...

Bigmaud:

Tienes razón, esos lugares tienen algo que tranquiliza, aunque esté lleno de dragones o imágenes parecidas.

Me recuerda a mi etapa semi-fundamentalista-hindu/budista. Los seres protectores y benignos son horribles en las culturas himalayas mientras que los malignos son más "normales". La explicación es simple... ¿quién prefieres que te proteja, Mike Tyson o algún niño bonito como los que salen en la tele? Lo estético no siempre es lo más reconfortante.

No sé por qué recordé ésto. En fin, pon el restaurant chino, yo seré un cliente muy regular.

la valedora dijo...

una tienda esoterica??? really???
saludos