05/05/09

Hola!

Tengo la mala costumbre de no saludar a veces.

Entonces... traigo pegada una canción:



No sé por qué. La acabo de escuchar en algún lado, de seguro. Así me pasa a veces.

Tampoco sé por qué esta canción hace que me den ganas de hacer travesuras.

A los 30 años.

No fui travieso de niño. Realmente fui un niño muy extraño.

Observaba. Todo. A todos.

No tenía tiempo para hacer travesuras. A esa edad y con mi racionalidad aún no desarrollada, observar a todos los adultos a mi alrededor era una tarea de tiempo completo.

Me les quedaba viendo. Analizando detalladamente. Incómodo para ellos, seguro.

A veces todavía lo hago.

De niño, miraba con asombro a los niños traviesos.

Ya saben, los que tienen cara de que en cuanto te voltees, te van a patear o a romper algo. Sin razón alguna, por el simple gusto de romper.

Algo como ésto:



Yo era muy diferente. Todo parecía sorprenderme.



A la gente se le hace increíble que no me acuerde del apellido de mis ex-novias, pero que tenga muy claras cosas de mi infancia. Cosas como los detalles de alguna historia que leí en algún Kalimán en casa de mis primos, el menú entero de los Burger Boy, la casa de mi bisabuela, los panecitos de chocolates de Kelly's, la bruja que salía en la Señorita Cometa, tratar de imitar a mis primos (más grandes) bailando breakdance y casi la programación entera del canal 5 de los ochentas.

Es que no entienden, son cosas a las que dediqué muchas horas de pensamiento.

Yo siempre he sido un amante de lo inútil.

Si hay algo que a nadie le interesa, ahí estoy yo. Sé que no me traerá nada productivo, pero es imposible resistirse. Es una manera más de llevar la contra, creo.

Mis amigos hombres se sorprenden cuando me preguntan que si le vi el trasero a alguna mujer. O las tetas.

Obviamente, como es en lo que todos se fijan, yo no.

Parece como que estoy diciendo que todos son unos pervertidos menos yo, pero no. Yo me fijo en otras cosas. Con el mismo o aún mayor nivel de perversión.

Perversión

Es como una palabrota, no? De las que tienen más peso. Si hay un mundo en el que todas las palabras viven en alguna especie de civilización, perversión se la pasa madreándose a palabras como hermoso, ajuar, silla, y con especial gusto a melancolía.

Pero se tiene que estar cuidando de violar, chingar y todas las demás más fuertes.

Les decía que soy un pervertido.

Hay una parte del cuerpo femenino que me encanta.

La grupa.

No sé si en verdad se llama así, gracias a una tranza (transa?) logré no llevar anatomía en la escuela. Las ancas?

La parte en donde acaba la cintura y empieza la cadera. La curva, para ser más específico. Pero vista de frente.

No sé explicarlo bien.

En donde ponen la mano las modelos al final de la pasarela.



Ahí donde tiene la mano.

Me gustan las pasarelas. Yo tomé esa foto, hace ya algún tiempo.

Recuérdenme conseguir más chamba de fotógrafo de pasarela.

Pagan muy mal.

Entonces, la curva donde se juntan la cintura y la cadera es mi fetiche.

Si son mujeres y algún día las llego a conocer, denme una cachetada en cuanto mis ojos viajen hasta esa región.

Tuve que usar una de mis fotos porque no encontré ninguna en google. Las mini tragedias de cada día en estos tiempos.

Pero me encontré ésta:



De lo que se perdía la gente antes del internet.

Después de la grupa, el cuello. No específicamente el cuello, pero la unión con la clavícula.

Ahí me gusta acabar cuando abrazo. Ya cuando hay confianza claro.

Pero dejemos de hablar de todo ésto, porque mi cabeza se comienza a inundar de imágenes de grupas (sexy la palabra, no?) y todo éso.

Les contaba antes que me fijo mucho en detalles poco importantes. Se me abren los ojos y parezco zombie.

Me gusta tomar fotos, pero me da mucha pena poder mostrar sólo un instante, a comparación de todo lo que veo. Me quedo horas (en mi cabeza) observando alguna escena. De suerte, he podido captar algunas. Casi siempre se me olvida que traigo la cámara. Vaya fotógrafo, no?

Algo que tampoco me ayuda como fotógrafo es que a veces no me gusta tomar fotos de las cosas que pasan al momento. Todo mundo va a tener esas fotos. Hace poco hubo una procesión en San Miguel de Allende, en la cual muchos grupos indígenas se reúnen para bailar y otras cosas que tienen que ver con la iglesia, pero que no me acuerdo.

Al analizar las fotos que tomé, me di cuenta de que casi no tenía fotos de la gente bailando, más bien tenía muchas como ésta:



No sé por qué me gustó mucho esta foto.

Alguna vez, una amiga me dijo que parecía como si yo tuviera mucho ruido en la cabeza y que me costaba mucho trabajo enfocarme en algo, o en alguien.

"Pero cómo? Muchas cosas? Realmente no te podría decir en lo que estaba pensando hace 10 segundos."

"Sí, por eso. Traes ruido, nada más".

Fue como un momento de lucidez.

Como la tele que no capta bien la señal y pelea contra la estática.

Hace poco se metió un enorme gato negro al patio de donde vivo.

Imagino que estaba enorme porque estaba embarazada, pues justo esa noche escuché los gritos típicos de las gatas cuando dan a luz.

Dar a luz?

En fin, creo que estaba buscando un lugar adecuado para parir y yo me la topé ahí. Se movía lento y tuve chance de tomarle fotos.



No se veía así de rara, así me imaginé que se debería de ver...

6 comentarios:

Gabriela/undies dijo...

Esa curva es tu fetiche, es buen lugar, sí. Las caderas son muy útiles.

Mi fetiche no es lindo como el tuyo, pero me acabo de aventar un post con imágenes bonitas también. Bonitas para mi torcida mente.

la valedora dijo...

yo tengo un fetiche con las narizes garandes... me encandan... me gusto la palabra grupa... pero no tengo idea de cuales sol los gritos de gata pariendo...

Joyrider dijo...

No sabía que esa parte se llamaba grupa. Buen fetiche, a diferencia del de los pies que ya está choteado (aunque comparto).

América Gutiérrez dijo...

Me encantó la foto de la danzante. Y que decir de tu parte favorita del cuerpo femenino es curiosa e interesante. Me caes muy bien y me pone de buen humor leer tus megapost.

Camila dijo...

Yo también he sido siempre un amante de lo inútil.Uno de mis propósitos en la vida es descubrir que hacer con todo el conocimiento inútil que manejo.Pude haber sido un gran hombre del Renacimiento.
Otro propósito es aprender cosas realmente útiles, pero esas me resultan un tanto más difíciles.

También tengo un gran fetiche con las narices grandes y con las manos y también con la grupa....:P

Xavier dijo...

Gabriela:

Está bien raro tu fetiche. A mi no me sale sangre en la nariz después de que me la deshicieron en una bronca. Aparentemente quedó pura piel dura y cicatricada....

Valedora:

Qué bueno que no conozcas los gritos de las gatas pariendo. Te queman la mente...

Joyrider:

Aparte suena bonito. Grupa.

América:

Gracias! Qué bueno que te gusten mis mega posts, hasta yo los veo con flojera... También me pones de buenas!

Camila:

Ay si, ahora resulta que a todos les gusta la grupa? jeje. Dominar lo inútil es un placer que sólo los más cínicos y la gente más divertida en la historia de la humanidad conoce...