07/01/09

Moonguide

Hace 16 años, un maestro de inglés me estaba devolviendo un examen (en el cual no me fué muy bien, por cierto). Repentinamente, se fijó en mi apellido y sin pensar (creo) me miró y dijo algo como:

"Munguíaaaa... jaja, como moon guide, como si fueras guía..."

No sé cuáles eran sus intenciones, si de tratar de ridiculizarme o simplemente conectó algo muy extraño en su cabeza, pero me acuerdo mucho de ese momento porque me gustó algo que tiene esa palabra. Moonguide. El insistió en decirme así por lo que quedaba del semestre, pero no pegó con nadie más. No me sorprende, yo era muy poco interesante y casi nunca iba a la escuela, por lo que un apodo sería innecesario.

Desde ese entonces, he usado Moonguide para múltiples cosas. Será el nombre de muchos proyectos que tenga en el futuro, así como lo ha sido hasta ahora.

Hace algunos años tuve una depresión muy fuerte. No fue por una situación en particular, fue algo que se fue acumulando. Poco a poco, sentía como no tenía lugar en el mundo. Todo esto culminó con una situación muy extraña un día que estaba sentado en mi coche con el tráfico parado. Comenzó a sonar una canción en el radio. "Crazy" de Cordrazine. Empecé a tararear la melodía y, de repente, comenzaron a salirme lágrimas. No sólo lágrimas, arcadas como de desesperación. Imagino que fue un espectáculo genial para los que estaban a mi alrededor, que no creo que se hayan fijado. Jamás había sentido algo así. Jamás lo volví a sentir.

De repente, me dan ganas de volverme a sentir así. Ese día cambié de muchas formas con respecto a como veía la vida. Mis problemas no eran imposibles, lo que era insostenible era mi manera de confrontarlos y de lidiar con ellos.

Años después, me encuentro en una situación similar a la que vivía en esa época, sin embargo, mi reacción es totalmente diferente. Quisiera pensar que la madurez me ha llenado de confianza, pero no sé si sea eso. Creo que lo que pasa es que todo me dejó de importar demasiado.

He tratado de ser un hombre gentil y deseoso de aventuras y demás. Eso lo puedo hacer sin problemas. Sin embargo, me cuesta trabajo llevar las cosas a un nivel superior.

El Último Nivel es el peor nombre que pude escoger para este blog, ya que creo que jamás lo conoceré.

Mi vida ha estado llena de conocidos, más que amigos, con los que llevo un trato superficial. Según cuentas en Facebook (y demás estupideces) conozco a mucha gente, pero realmente son un par con los que puedo sentarme y platicar acerca de cosas que realmente me molestan. Soy demasiado cuidadoso. Seguro me ha hecho perderme de amistades muy valiosas. Ojalá me sintiera mal, pero la verdad es que no le doy mucha importancia.

Igual que los amigos, las relaciones que he llevado tienen un tinte parecido. Las quiero y me preocupo, pero no he estado enamorado todavía. Creo que hay gente que no está hecha para eso y ya. Desafortunadamente, tampoco me molesta mucho esta situación.

Algo extraño y que si me molesta es que me imagino perfectamente como padre. Por alguna razón creo que es lo único creo que haría que una vida tan desparramada como la mía tuviese sentido.

Al mismo tiempo, no me siento listo. Quisiera que mi hijo o hija tuvieran un padre listo y experimentado para todo. Crisis, guerras, todo. Haber pasado por todo éso para que al decirles que todo va a estar bien, que todo pasa, fuese con tono sincero.

Ahora le tengo un poco de envidia a mi padre, el cual ya tenía una familia a mi edad. No sólo eso, sino que también le tengo envidia por los recuerdos que tengo yo de chico y aún ahora de grande de gente que se expresaba de él como un verdadero sobreviviente. Sobreviviente de una guerra, para después convertirse en empresario exitoso. Me lo decían y yo sentía que él era como una montaña insuperable. Ahora ya entiendo que simplemente hizo lo que tenía que hacer por sus circunstancias, pero de todos modos el rodaje está ahí.

¿Que no se supone que los padres sufren guerras, pelean, hacen y deshacen, todo para que el mundo sea mejor para sus hijos?

Tal vez es tonto que dedique mi tiempo a pensar en eso, pero es inevitable. Es algo en lo que creo. No lo he podido hacer. Ojalá pronto se me ocurra algo.

En fin.

Hablaba de como me cuesta relacionarme íntimamente con la gente. Hasta cierto punto es muy fácil para mí. Conozco gente, bla bla bla, y ya, nos caemos bien. Hay veces que me cae muy, muy bien cierta gente. El paso que sigue es el que me falla.

De ahí paso al tema de esta entrada. Creo que será la última. Me encanta este blog. Me gusta prender mi computadora y verlo. Repasar algo que escribí. Ver de nuevo algún video o escuchar alguna canción que puse. Me gusta ver qué hay de nuevo con la gente que tengo en mi lista de links. Placeres pequeños y novedosos para mí. El blog es como una especie de ente. Es alguien con el que me puedo desahogar, y me responde tal cual un espejo, regresàndome todo, pero con faltas de ortografía. Me da orgullo poder describir con palabras algo que encuentre bello y me siento el doble de mal cuando escribo alguna estupidez.

En mi vida he tenido oportunidad de hacer varias cosas. Sin embargo, siempre hay una falla constante. Me gusta tomar fotos, pero no quiero ser fotógrafo. Me gusta editar, pero no quiero ser editor. Me gusta tocar la guitarra, pero no quiero ser músico.

La verdad es que lo que siempre he querido hacer es ser escritor. Tal vez lo intente algún día. Siento que la experiencia de vida es necesaria para ello y me siento muy, muy verde todavía.

Tal cual uno de esos conocidos que me caen muy bien y con los que comparto momentos muy padres y que dejo ir cuando ya no hay cosas en común o cuando la plática se torna aburrida, es hora de que deje en paz a este blog. Mis últimas entradas han sido muy aburridas, a mi parecer. Desde hace tiempo tiene un tono muy apático. Ésto se me hace como una falta de respeto hacia el blog, pues hay veces que sì me ha ayudado mucho el descargar varias cosas en este espacio. Por esta razón, dejaré de escribir en él. Dejaré todo como está, seguro que me darán ganas de regresar a ver como me sentía en cierto momento, al final, para eso fue para lo que lo puse. El hecho de encontrar a demás gente interesante es un extra muy alentador. Seguro que seguiré por acá visitando los blogs de siempre y todo, sólo que no será tan frecuentemente.

De lo único que me arrepiento de este blog es de no ponerle Moonguide. El Último Nivel está muy ñoño. Ya arreglé eso.

Este blog comenzó con una entrada sobre la muerte de Kurt Vonnegut. Ojalá pudiese haber llenado cualquier entrada con un cacho de la buena vibra, doble sentido y gusto por la vida que encuentro cuando leo sus escritos.

Los dejo con otra cita de él. Le sobran las citas memorables. Dejo una más:

"We are healthy only to the extent that our ideas are humane."

Mencioné antes que sueño con ser escritor.

No he tratado de escribir ningún libro. No sé ni de qué quiera escribirlo. Lo único que sé es cómo quiero que termine.

Como siempre, todo al revés.

Terminará así:

"Sin decir más, y para sorpresa de nadie, simplemente desaparecí."

12 comentarios:

Anónimo 3 dijo...

Wow!, cuánta sinceridad en tu prosa.
Por alguna extraña razón creo que nos parecemos, lo cual no es muy buena noticia. Llego a tu blog en mal momento, justo cuando decides dejar de escribir y yo habiendo clausurado el mío por circunstancias similares.
Hubiera sido agradable haber coincidido una semana antes, si superas tu estadío y retomas el proyecto de blog supongo que leerás mis reportes.
Un abrazo,

Xavier dijo...

Gracias! Creo que no te perdiste de mucho por acá, pero ahí en mis ligas hay muy buenos blogs, seguro que encontrarás algo interesante...

Saludos!

Emilio dijo...

Esta última entrada fue una de mis favoritas. Es una lástima que vayas a cerrar el blog; también yo me identificaba mucho con algunas cosas que escribías, desde la primera vez que entré y hablabas de tu primer viaje a NY; y como ya escribí en él, ahora dudo de la propia continuidad de mi blog. En fin, es posible que esté por NY en algunos meses por una larga temporada (o quizás no salga, es el proyecto, pero depende de terceros). Si así fuera me encantaría echar una chela o un café por allá (además de que no conozco prácticamente a nadie)...
en fin un abrazo
fue un placer leer tu blog

Anónimo 3 dijo...

Lo interesante está en descubrirse ante los demás y que los otros tomemos aquello que nos ha sido expuesto como parte de un proceso de enriquecimiento, cuando no de retroalimentación o más aún de catarsis.
No quieras pegarla de pesimista, pienso que en realidad hay un mensaje oculto en esa despedida.
Por cierto, la humildad es la mayor de las pretensiones, y por ello necesitaré tiempo para revisar tus posteos.
Un abrazo,

Towers, Gabriela dijo...

Yo también creo que quiero ser escritora, pero tampoco sé de qué escribir. Esto de los blogs son puras fruslerías, de ahí el nombre del mío y mi último post creo que lo dice todo.

Moonguide me gusta más, sí. Pero no me gusta que ya no vaya a haber más moonguide.

Si voy para NY este año estaría bueno saber de vos, o si vienes para acá.

Suerte.

Adriana Degetau dijo...

desapareciste en mute.

Xavier dijo...

Gabriela:

Creo que más bien por allá, porque voy de regreso, jeje.

Adriana:

En mute? Cómo?

RED SHOES GIRL dijo...

Entonces qué? ya? se acabó?

Eres buen fotógrafo y escribes bien, deberías de crea algo con tus dos habilidades.

Entonces ya regresas?

la valedora dijo...

xavier, no lo puedo creer!!! eras de mis favoritos !!! te voy a extrañas blogueramente. Espero seguir teniendo noticias de ti de alguna manera, no nos dejes porfavor, escribe de vez en cuando pero continua, asi comoy o jajaja.

saludos
valedoraaa

Xavier dijo...

RSG:

La verdad no sé si se acabó o no. Yo creo que al rato me van a dar ganas de escribir algo acá. Gracias por lo que dices de mí, si voy a tratar de hacer algo con eso, a ver si ya me lo tomo en serio...

Vale:

Jeje, si, nada es definitivo. No sé para qué le puse tanto drama a ésto. Le voy a borrar ese párrafo o algo.
Se lo achacaré a mi bipolaridad.

Anónimo 3 dijo...

Bipolar, aha.
Qué bueno verte de regreso.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Me encanta lo que has escrito.
Gracias!
PD: no nos abandones...