21/01/10

Vuelta

Había escrito una entrada acá antes, pero la verdad es que era muy mala. No es bueno escribir extensivamente cuando estás de malas, pues todo saldrá exageradamente negativo.  Errol Morris decía algo así. Si quieres ver el estado real sicológico de una persona, ponle una cámara enfrente y un micrófono y espera un rato. Algo así. Escribiendo es lo mismo, sobre todo en un espacio así, pues para mí es un espacio alejado un poco de la realidad.  Para eso es, pues.

Como siempre, la vida me pone en mi lugar. O por lo menos algo me hace más sensible a cosas que pasan que me hacen pensar acerca de mi actitud.

Entonces así empezó el día de ayer:

Me levanto y checo mi correo. Yo me sentía algo raro, pues en el transcurso del día iba a rechazar un trabajo y eso me tensa. El trabajo involucra regresar al DF. En fin, escribo un correo de agradecimiento y lo mando. Al mal paso darle prisa.

Tengo correos atrasados de Facebook, y por fin los veo. Entro a Facebook y se abre el chat y se abre una ventana con un simple "Hola! Te acuerdas de mí?"

"Sí, claro. Querías rentar mi departamento en San José cuando me fui. No sabía que te tenía aquí."

"Si, creo que desde hace rato, igual por los correos y las invitaciones que se mandan y eso. Oye, es chistoso, creo que tu ex anda con mi ex! Jajaja!"

"Hmmm, creo que ya no. Sí anduvieron un rato, pero creo que ya tronaron. Lo sé porque mi ex me mantiene al tanto de todo lo de su vida, aunque no se lo pida, jeje"

"Jajaja! Qué mal!" Blablabla, recordando viejos tiempos en el pueblo.

Y bueno, total que necesita unas fotos y me recomendaron. Es extraño que tenga ganas de sacarle fotos a alguien, pero a ella sí.  Claro que es guapa, pero no la típica guapa. La mayor parte del tiempo no sé cómo sacarle fotos a mujeres, pero como que a ella si la imagino en poses y contraluces. Bueno, despertó al fotógrafo dormido en mí, ya tenía rato que no quería sacarle fotos a alguien.

Total, cierro la computadora. Con cuidado. Ya trato mi computadora con cuidado, porque casi se nos va. La arreglé yo, entonces es inminente su deceso. Tiene como 5 años, lo que serían como 140 años en humano. Le arreglé el ventilador y ya no suena. Me siento un poco orgulloso, pero seguro algo estuvo mal y explotará en el momento menos pensado.

Bueno, me preparo porque iré a Cuernavaca. Voy a ver algo de trabajo ahí también. Bueno, dizque trabajo. Ya saben, lo de los pagos todavía no está muy claro, pero es un buen proyecto y nadie está transando a nadie.

Este proyecto es como ingeniero en audio, algo en lo que ya hace rato que no trabajo, pero en lo que más seguridad tengo. Y lo que más me gusta.

Venga, dos de dos en el día.

Complementando todo, como papadzules a la hora de comer con excelente compañía. He comido papadzules dos veces en la misma semana. No sé si haya mejor augurio para un buen año.

Regreso a casa de mis padres y mi padre me pide que le ayude a rearmar su estudio y todas las cosas de pintura que tiene guardadas. Se le antojó pintar otra vez. Perfecto.

La plática, como siempre, del futuro. Le cuento mi día y que mi motivación anda mejor.

"Y qué pasó con la chamba de acá?"

"Les dije que no." Bajo la cabeza y espero el madrazo.

"Qué bueno. No te regreses a esta madre." Procede a hablar despectivamente del DF. Por primera vez en un rato, no le hago segunda. Me dice que veamos una película. Recomiendo "Secrets and Lies", es un buen final a un buen día.

Aunque no lo crean, si entristece un poco el no venir al DF. Hay personas geniales aquí, comenzando por mi familia, y lugares que me traen recuerdos de mi pasado. No nací acá, pero sí crecí aquí y formé las bases sólidas del individuo que escribe sandeces acá ahora. Los detalles se hicieron en otros puntos geográficos, pero el DF es buena base.

Mi tiempo en San Miguel se acaba también, creo. Buscaré otra vez vivir junto al mar. En un lugar igual, pequeño y pintoresco. Alomejor en un lugar donde no conozca a nadie, otra vez.

No me da miedo cambiarme. Si algo he encontrado en lugares en donde no conozco a nadie, es que atraigo a gente buena. Hay gente buena en todas partes, aparentemente. No tengo idea de por qué atraigo a gente buena, pero creo que no soy tan gandalla. Y a veces soy chistoso.  O no sé, pero sólo he tenido buenas experiencias. Creo que soy más social de lo que creo.

La entrada que borré era una especie de informe de gobierno de Xavier. La hago cada año y acá va la de este año. La borrada no cuenta.

Sigo midiendo 1.80, peso 80 kilos. Vivo en San Miguel de Allende, lugar en donde caminar e interactuar con la gente alegra la vida. Rento un pequeño cuarto/estudio a unos viejitos. El cuarto está hecho de adobe y el techo tiene vigas. Tengo 31 años, a veces me siento de 20, a veces de 40, pero la mayor parte del tiempo me siento vivaracho. Es buena palabra esa, según yo. A mi avanzada edad, sigo siendo tan curioso como el pequeño niño que veía todo con la boca abierta y que nunca hablaba porque le daba pena. Creo que soy algo raro, pero inofensivo. Mi piel decae con el tiempo y el sol. Aún lloro con películas y canciones que considero tristes y todavía río como pendejo (en el sentido chileno, weon) con las películas chistosas. Hablo solo de manera habitual y me caigo bien. Sigo soltero, no hay indicios de que cambie en el futuro próximo. No tengo fantasmas de ex novias ni nada así que me atormente, por lo cual me considero listo para lo que venga en ese aspecto. Si no, no hay bronca. He tenido novia sólo por 18 (juntando todas mis relaciones) de 376 meses de mi vida y, hasta ahora, el balance es bueno. Comienzo un año motivado por mis habilidades y por la forma que tengo de vender mis habilidades. Me considero poco talentoso, tal vez, pero mis especialidades son valiosas. Aún no me cierra la barba, creo que nunca cerrará y me alegra. Me rasuro y aún reconozco al niño baboso que sale en fotos de mi niñez. El cuerpo decae, pero no el espíritu. Carajo.

Ahora anden y tengan buen año, por favor.

4 comentarios:

Camila dijo...

Lo siento, pero yo si lei el post que borraste, asì que si cuenta. Si existió! Si te quieres mover a la playa, ya te tengo el medio....

Xavier dijo...

Bueno, hay algo que no estás tomando en cuenta. Tal vez escribí la entrada anterior sólo para tener algo de qué disculparme en ésta. Es una técnica común de los que escriben cosas y así...

Hmmm... el medio? Estoy intrigado, necesito más datos...

El Velvet de Cierto Pelo dijo...

Chingón, has dado una buena descripción de lo que significa tener 30.

¿Puedo copiarlo? Obvio, con crédito y todo.

Buen año.

Xavier dijo...

Qué chido que te latió, claro que lo puedes poner en donde quieras. Feliz año!